Bienvenido a mi blog

Si quieres innovar ELIMINA las normas.

Las normas ayudan a mantener el control y el sometimiento.

Estamos llenos de normas que quizás no son necesarias. En la empresa, las normas encorsetan la iniciativa y coartan la innovación.

        



Las normas: El enemigo de la innovación. Lo puedes leer en 3 minutos 


¿Para qué se  hacen las normas en una empresa?

¿Sirven las normas para el objetivo que se han creado?

Si no existieran esas normas, estaríamos obligando a la gente  a tomar decisiones basadas tan solo en el sentido común.

Por otro lado esto último, que quizás es lo mejor, no es lo más cómodo: 

¡¡¡ Obliga a pensar !!!

Las normas ayudan a tener el control dela situación, a tener a las personas sometidas, y además son la excusa perfecta para sancionar si no se cumplen.

¿De dónde vienen todas esas normas que se implementan en la empresa?

Las empresas pequeñas tienen muy pocas normas, son más ágiles, menos pesadas. No nos equivocamos al  pensar que las normas son producto de la expansión empresarial:
Cuando una empresa se hace grande, la dirección llega a la conclusión de que la compañía no puede depender d e individuos, porque tienen personalidad  y una existencia limitada. Y una empresa debe ser impersonal y eterna.
Y casi de inmediato, se forman comisiones y grupos de trabajo que empiezan a generar reglamentos, especificaciones, procedimientos y normas que hacen desaparecer la individualidad  y coartan la espontaneidad.

Con el afán de tenerlo todo en orden  y previsto, las compañías crean  normas para todas las contingencias posibles, elaboran procedimientos pensando que al ponerlo todo por escrito, la empresa será más racional y objetiva. Todo está establecido, métodos que guían  alos empleados y aseguran una imagen única y coherente para toda la compañía. De tal manera que una gran compañía no puede funcionar  si no dispone de un sinfín de normas.

Parece razonable ¿verdad? Además funciona perfectamente en el ejército o en un sistema penitenciario. En una empresa creo que no. 
No en una empresa que quiera que sus trabajadores piensen, innoven y actúen como seres humanos siempre que sea posible.

Las normas hacen olvidar que una empresa ha de ser creativa y capaz de adaptarse al entorno cambiante para poder sobrevivir.

Las normas frenan su marcha, frenan la evolución y limitan la creatividad.

No seré yo quien diga que no s epongan normas; hay multitud de personas que creen en ellas a pies juntillas y grandes empresas, a las que no les va mal, que están llenas de normas. No obstante si tiene que haber normas deberían de estar siempre al servicio de los objetivos  y tendrían que ser flexibles para poderse adaptar hasta romperlas y eliminarlas si fuese necesario.

Es posible que las normas sean necesarias, pero romperlas es imprescindible.

Cuando no hay normas es el sentido común el que guía todas las decisiones y facilita las respuestas.

Os pongo un ejemplo: Puede haber personas de la empresa que duerman en hoteles de cuatro estrellas y otras de salarios mucho más altos deciden hacerlo en hoteles de menos estrellas. La cuestión realmente importante es ¿Por qué envía la empresa a un responsable a hacer negocios importantes si no confía en su buen criterio a la hora de elegir un hotel?.
La empresa diseña, fabrica, produce, da servicio, vende, factura y cobra.
¿Es necesario saber si el taxi que tomo el ejecutivo resulto más caro que un coche de alquiler, o si no hubiera podido alojarse en un hotel de tres estrellas en vez de en uno de cuatro?.

Salvando muy pocas excepciones, las normas solo sirven para:

Dar a los directivos una falsa sensación de seguridad.

Distraer la atención del objetivo real de la empresa.

Dar trabajo extra a los controlers y contables.

Generar más normas para encorsetar el comportamiento.

Las normas y la innovación son incompatibles. Elije: orden o progreso. Las normas limitan, innovar es romper los límites.

Cuando no hay normas las personas toman decisiones y aciertan, porque normalmente para realizar sus tareas están más cualificados que sus Jefes.

¡¡ SACA EL LÍDER QUE LLEVAS DENTRO !!

Si realmente quieres iniciar el camino de la innovación sigue estos cuatro consejos:

1.     Analiza todas las normas.
2.     Redúcelas a las mínimas imprescindibles
3.     De esas mínimas imprescindibles elimina la mitad.
4.     Cuando pienses que necesitas una norma, NO la generes, utiliza el sentido común.

 
 

Reflexión 
“Parece que nadie tiene en cuenta que las circunstancias cambian, que la gente no siempre es la misma y que las normas que se pusieron en la expansión pasada ya no tienen porqué ser útiles en esta.”
La frase
Una tortuga puede vivir siglos porque está protegida  por su caparazón, pero solo avanza cuando asoma la cabeza.”
Ricardo Semler. Empresario Brasileño y  Gurú de Management


¿Debe ser una empresa impersonal y eterna? ¿Es mejor tener normas que dejar que las personas piensen? Responde abajo en comentarios. 
¡¡ Muchas Gracias !!


"La Mirada Critica" de Benicio Orozco

Si te gustó este post  INSCRIBETE SIN COMPROMISO, teclea tu email arriba a la derecha del título del post, donde dice:

 

INSCRIBETE para recibir las publicaciones.

Sin compromiso. Introduce tu email. Gracias

 



Fuentes:  RADICAL El éxito de una empresa sorprendente  de Ricardo Semler.  Ediciones GESTION 2000


Entradas populares